PROMESAS DEL ESTE (Eastern promises, 2007)

diciembre 26, 2009

Viggo, siempre generoso

¡¡¡Visitad www.elmarginado.com!!!

Dirigida por David Cronenberg

Intérpretes: Viggo Mortensen, Naomi Watts, Vincent Cassel.

Crítica: decepcionante película de David Cronenberg, cuya mayor gloria estriba en las interpretaciones de Mortensen (candidato al Oscar por este papel) y Vincent Cassel (siempre a re-descubrir).

El guionista, Steven Knight, empezó a escribir lo que era un encargo para un telefilm, y lo cierto es que uno se da cuenta enseguida de que lo que está viendo difiere muy poco de esos bodrios de sobremesa que empiezan con una leyenda que reza: “basado en hechos reales”.

No es que la película de Cronenberg sea del todo infumable, pero se queda en tierra de nadie, no aporta nada nuevo y hasta da la impresión de que los 96 minutos que dura podrían haberse convertido en 30 y ninguno nos hubiéramos quejado.

Desde luego, está a años luz de su anterior colaboración con Viggo Mortensen (Una historia de violencia) y no llega al nivel de otras obras suyas mucho más interesantes –aunque también más experimentales -.

En cualquier caso, tanto el director como los principales mimbres de su reparto con gente que merece la pena seguir a donde quiera que vayan e, independientemente del resultado que consigan, el mercado debería de hacerles hueco y darles más cuerda en sus ambiciones artísticas. Desconozco si parte del (relativo) fracaso a nivel creativo que supone el film son por problemas de esta índole, pero el director de la cinta, al menos, parece por momentos comedido. Algo que no es muy habitual en él.

Nota: 3

La escena: la pelea a muerte (y en pelotas) de la sauna. Puro Cronenberg condensado en cuatro minutos de pura sangría sexual. Sólo por esta escena ya (casi) merece la pena tragarte el resto del metraje. Por eso y por Vincent Cassel.

¡¡¡Visitad www.elmarginado.com!!!


ADMITÁMOSLO: OT ES UNA MIERDA

julio 25, 2009

brenda may

La gente me pregunta: “Tío, ¿por qué dejaste de escribir sobre Operación Triunfo?“. Fácil: porque era una mierda. Ya es hora de que se diga alto y claro.

Que sí, que no me voy a apuntar medallas: ya sé que el noventa por ciento de la gente ya sabía que el programa era una mierda, pero yo no me refiero a la calidad musical de sus participantes. Me hacen mucha gracia esa gente que va de idealista y reivindica la música de verdad… y luego se bajan todos los discos de internet. Que sí, que la culpa es de la industria y que por eso se los bajan, que si el dinero fuera para los artistas lo comprarían… No, si los progres tenéis respuesta para todo.

En fin… Operación Triunfo es una mierda por varias razones. La principal es que no hay ni un sólo participante que, no ya que cante bien, sino que tenga carisma. Lo mejor de toda la edición de este año fue ver el glosario de brutalidad que les decía Risto Mejide y la cara bobalicona de todas sus víctimas, sonriéndoles impasibles. ¿Es que nadie tenía huevos para defenderse? Sin insultar, sin agredir… pero defenderse, coño, que la música tambiés es actitud.

Bueno, y si no el gran invento de Telecinco para subir audiencia: echar a Risto del programa. ¿Y quién lo va a ver ahora si sus opiniones eran lo único que merecía la pena? En serio: me daba igual quién gane este año. Todos mis favoritos habían ido uno tras otro saliendo por la puerta y, honestamente, sin ánimo de putear ni mucho menos, creo que el que ha ganado lo va a tener muy crudo para vender discos.

Esa es otra. A Telecinco no le importa una mierda si ganar el programa sirve de algo para los chicos o no. Si fuese así, grabarían el disco durante el programa, que es cuando aún tienen tirón entre la audiencia. No, pensadlo bien. ¿Para qué sacar el disco de un triunfito seis meses después de su salida? La fama dura lo mismo que medio gramo en el bolsillo de Maradona; el público estará ya pensando en el siguiente. Siempre están pensando en el siguiente. ¿Quién demonios eres? ¿El que estaba en el candelero el mes pasado? Piérdete tío: eres historia.

A Telecinco le da igual si venden o no porque no es su trabajo. Su trabajo es que la gente vea las galas. Y eso lo hacen. Pero podrían aprovechar mucho mejor sus productos. Y desde luego, no entiendo que Gestmusic consienta esta situación. Aunque bueno… si algo de las publicidades que se emiten durante las galas les llega también al bolsillo… ¿qué demonios? Ya están forrados y han hecho su negocio. El arte es algo que se puede comprar con dinero, después de todo.

¿O no?

Para más: ¡¡¡Visitad:www.elmarginado.com!!!