EL TONGO DE QUIEN QUIERE SER MILLONARIO

agosto 12, 2009

El título de este post es una pregunta, no una afirmación.

Anoche estuve viendo (otra vez con mucho retraso, sí) la excelente película ganadora del Oscar de este año: Slumdog Millionaire, cuyo eje principal es la versión hindú del programa ¿Quién quiere ser millonario?, que en España comenzó emitiendo Telecinco con Carlos Sobera de presentador. Él y su ceja (cobraba un plus por ella).

El caso es que he rescatado del youtube el momento en el que un tipo se llevó el premio del concurso, cosa que no vi en su momento pero que me habían comentado.

Siempre pensé que el concurso era muy difícil… imposible de ganar. De hecho, la gracia estaba en ver quién llegaba más lejos, no si lo ganaba o no. En la película citada juegan con el hecho de la coincidencia de las preguntas, lo que me hizo acordarme de una emisión en la que a un concursante, que había llegado bastante lejos, le hacían la siguiente: “¿Cómo se llamaba la hermana pequeña del protagonista de El guardián entre el centeno?”. Respuesta obvia: ¡y yo qué cojones sé! Bueno, pues yo la sabía. La sabía porque justo en ese momento me estaba leyendo el puñetero libro; Phoebe, como uno de los personajes de Friends, seguramente por eso me acordaba, también. Pura coincidencia.

Pero… ¿saber lo que es el copra? ¿Tener esa sangre fría de llamar a la mujer para decirle: “No, que sólo te llamo para decir que he ganado”? Esa chulería, esas bromas… hasta Carlos Sabera parece que pasa un poco del tema, como si no fuera un momento importante.

¿No será que se fabricaron un ganador perfecto para salir en todos los medios y de paso aumentar la audiencia del programa? Jóven, más o menos atractivo… y encima con ese puntazo mítico.

Huele mucho a chamusquina. Demasiado perfecto y redondo para que sea fruto de la casualidad.

¿O no?

Para más: ¡¡¡Visitad:www.elmarginado.com!!!


Y MARIO GANÓ OT 2009

julio 25, 2009

mario otBueno, el caso es que al final terminó y creo que deberían de replantearse el hacer una siguiente edición, al menos con la estructura que tiene el programa ahora mismo. Telecinco no hace más que perder espectadores día tras día y, aunque esta edición no ha ido mal, se aleja de las anteriores en cuanto a audiencia y su otro reality estrella, Gran Hermano, sin ir más lejos sí que se ha ido adaptando un poco a las exigencias de su público. Como no consigan hacer la gala más ágil desde luego que no veo mucho futuro al programa.

En cuanto al ganador de este año, Mario, me alegro de que haya sido él, porque de los tres finalistas me parecía el mejor. De Jon sigo pensando que tendrían que haberlo echado el primer día, pero bueno, como bien dijo Risto varias veces: “El público de este programa vota con el coño”. Y así les va. Un tipo tan mediocre en la final te baja el listón.

Con Brenda me pasó un poco lo mismo. No me caía mal ni me parecía mala, pero no pensaba que fuese a llegar tan lejos ni, por supuesto, que se convirtiera en la favorita del jurado de una forma tan vertigionsa. Aunque bueno… teniendo en cuenta la competencia…

Mario, en cambio, es ese concursante de todas las ediciones que se esfuerza, que trabaja, que nunca se queja y que ha sabido ganarse al personal poco a poco. Lo que se llama un currante. No era el más guapo ni el más carismático, pero tiene alguna de las mejores actuaciones.

¿Su futuro? Pues el mismo que el de resto de finalistas: corto y miserable. Le producirán algún disco con versiones de clásicos o temas nuevos de medio pelo y después… búscate la vida. Lo mejor fue al final, cuando sale el representante de Vale Music y le dice que van a invertir 100.000 euros en su lanzamiento. Sí, es un dineral, pero todos sabemos que en el mundo de la música es una menudencia. Yo replantearía todo el programa para asegurar que el gana va a tener un recorrido a medio plazo importante. No creo que sea tan difícil. Pero no hay interés.

Suerte Mario.

Para más: ¡¡¡Visitad:www.elmarginado.com!!!