Las chicas se desnudan por la FAMA (5)

febrero 20, 2010

¡¡Visita www.elmarginado.com!!

Conforme pasan las semanas, más me pregunto: “¿Cuál es el criterio de Interviú a la hora de sacar a sus chicas de portada?”. No es que me parezcan mal las elecciones (ni mucho menos, vaya) pero tienen una especie de don… o un increíble sentido del humor retorcido para sacar “tajada” de cualquier hecho de actualidad.

Esta semana, por ejemplo, “se aprovechan” (e insisto: no es una queja, sino una observación) para traernos en su portada a Adriana, una azafata de vuelo que trabajaba en la compañía Air Comet… la cual cerró yéndose a la quiebra el pasado 21 de diciembre. A mí, que he cogido dos veces en mi vida un avión, me toca los huevos que todas las putas navidades tenga que haber movidas de este tipo: cierra una compañía, los pilotos se ponen en huelga para que les suban el sueldo, etc… Así que ya digo; si me molesta a mí, que no soy un “volador” habitual… me imagino cómo debe de sentarles a la gente que suele viajar a menudo o… aún peor, a los que aprovechan las fiestas navideñas para tomarse unos días de vacaciones y escapar del trabajo, o los que viajan a sus países de origen en esas fechas para estar con sus familias. ¿Por qué coño no hacen este tipo de cosas… no sé… en Febrero? Lo de los pilotos es obvio (e indignante): saben que a las compañías no les queda otra que pagarles lo que les pidan, si no quieren verse envuelto en un motín popular o en una lluvia de reclamaciones por vuelos atrasados o cancelados.

Pero… ¿lo de las quiebras? ¿Qué pasa, que cuesta más fletar un avión en Navidad? No, lo que pasa es que está de puta madre cobrar los billetes y luego decir: “Ahhh, se siente…”. Y aquellos que estéis pensando que ese dinero se les devuelve al usuario o le dan cabida en otro avión… pobres ilusos. Será así con un porcentaje, pero no con todos. Y en cualquier caso es lo mismo: los que consiguieron volar el pasado diciembre y tenían cerrado el vuelo con Air Comet no lo hicieron porque la compañía tuviese el detalle, sino porque el Gobierno se hizo cargo y fletó varios aviones… es decir: que al final esos vuelos los pagamos ENTRE TODOS, ya que el dinero que tiene el Estado, como todos sabéis, se consigue a base de los impuestos.

O sea: ¡¡panda de hijosdeputa los de Air Comet!!

Y Adriana y otros 600 compañeros, sobra decirlo, se fueron a la puta calle. De la noche a la mañana se quedan sin su puesto de trabajo. Y encima les debían nóminas… desde junio, no os penséis que les llevaban al día.

Yo creo, y es mi opinión, que debería de haberse actuado antes. Si tú llevas sin pagar a tus empleados desde hace seis meses… es vox populi que la cosa va mal y no hay esperanzas de que mejore. Más de 600 personas (porque trabajaban allí y les debian el sueldo) sabían que Air Comet estaba tan en crisis que no les podía llegar. Esas 600 personas tenían familias. Amigos. Compañeros del gimnasio. Azafat@s de otras compañías. Y esos a su vez también tenían gente a la que contárselo. Conclusión: miles de personas sabían que esto iba a pasar, o cuanto menos, que había un alto índice de que ocurriese…. ¿Y nadie lo vio venir? ¿Nadie hizo nada? ¿No se puede actuar contra una pandilla de chorizos antes de que hagan lo que les venga en gana?

Dios… me resisto a creerlo.

Al menos, las visicitudes económicas han conseguido que Adriana salga enseñando sus encantos en Interviú. Y oye, eso que ganamos todos.

¡¡Visitad www.elmarginado.com!!


PROMESAS DEL ESTE (Eastern promises, 2007)

diciembre 26, 2009

Viggo, siempre generoso

¡¡¡Visitad www.elmarginado.com!!!

Dirigida por David Cronenberg

Intérpretes: Viggo Mortensen, Naomi Watts, Vincent Cassel.

Crítica: decepcionante película de David Cronenberg, cuya mayor gloria estriba en las interpretaciones de Mortensen (candidato al Oscar por este papel) y Vincent Cassel (siempre a re-descubrir).

El guionista, Steven Knight, empezó a escribir lo que era un encargo para un telefilm, y lo cierto es que uno se da cuenta enseguida de que lo que está viendo difiere muy poco de esos bodrios de sobremesa que empiezan con una leyenda que reza: “basado en hechos reales”.

No es que la película de Cronenberg sea del todo infumable, pero se queda en tierra de nadie, no aporta nada nuevo y hasta da la impresión de que los 96 minutos que dura podrían haberse convertido en 30 y ninguno nos hubiéramos quejado.

Desde luego, está a años luz de su anterior colaboración con Viggo Mortensen (Una historia de violencia) y no llega al nivel de otras obras suyas mucho más interesantes –aunque también más experimentales -.

En cualquier caso, tanto el director como los principales mimbres de su reparto con gente que merece la pena seguir a donde quiera que vayan e, independientemente del resultado que consigan, el mercado debería de hacerles hueco y darles más cuerda en sus ambiciones artísticas. Desconozco si parte del (relativo) fracaso a nivel creativo que supone el film son por problemas de esta índole, pero el director de la cinta, al menos, parece por momentos comedido. Algo que no es muy habitual en él.

Nota: 3

La escena: la pelea a muerte (y en pelotas) de la sauna. Puro Cronenberg condensado en cuatro minutos de pura sangría sexual. Sólo por esta escena ya (casi) merece la pena tragarte el resto del metraje. Por eso y por Vincent Cassel.

¡¡¡Visitad www.elmarginado.com!!!