MI AMIGO ROS

caballero

Bien, visto que él se toma la libertad de contar su versión de nuestra relación, yo voy a contar la mía sobre mi amigo Ros.Resulta que nos conocimos en el conservatorio de música. Él no tenía ni puta idea de música; vamos, no tenía oído ninguno. Lo cual es bastante gracioso, porque su hermano es prácticamente ciego. También tiene una hermana… igual ella no tiene el sentido del gusto o el del olfato, vete tú a saber. Serían la familia perfecta.
Nos hicimos amigos… pues sí, porque los dos éramos frikis. Nos gustqaban los cómics, las series de dibujos y jugar a las máquinas recreativas.

Supongo que por eso sus padres no querían que se juntara conmigo. Me consideraban una mala influencia. A mí, manda huevos. El tío que en cuanto entramos en el instituto empezó a dejarme de lado por sus amigos guays… que fumaban, hacían botelleo e iban a discotecas. Menudo lameculos.
Es curioso que ahora se autoproclame como el Rey de los Marginados. Debe ser que ahora ser un marginado está de moda.
Para mí este tío está muerto y enterrado.
Y ya que hablamos de motes, hablemos del suyo. Tenía varios, pero del que quiero hablar ahora es del que le pusieron en el colegio: Chuloputas. ¿Por qué? Pues la verdad, no tengo ni idea. El motivo de que en el colegio o el instituto te pongan un mote es tan inexplicable como el misterio de las pirámides; había veces que respondían a algo concreto y otras veces alguien decía algo y al de más allá le hacía gracia y con eso te quedabas.
El caso es que es bastante gracioso que le llamaran así porque, hasta donde yo llego, el Ros era el tío más pringado del colegio: tímido, introvertido, apenas hablaba con nadie… Él odiaba que le llamaran Chuloputas. Y cuanto más se quejaba, más se lo llamaban.
Hasta que, fíjate tú qué gracia. Un día se presentó en el instituto con una chupa de cuero, un cigarrillo en la boca, el pelo (cuando lo tenía) a lo Travolta y dispuesto a partirse la cara con el primero que le tosiera delante. No es que intimidase ni nada por el estilo, más bien causaba cierta gracia.
Pero el mote desapareció de la noche a la mañana. Desde entonces empezaron a llamarle cosas peores. Pero, como él dice, ya habrá momento de extenderse en ese tema.

Para más: ¡¡¡Visitad:www.elmarginado.com!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: